Icono-07.png
  • Mauricio Castro Figueroa

No me venga con esas nuevas tecnologías nuevamente


En más de alguna oportunidad hemos oido hablar o incluso experimentado la brecha generacional que las tecnologías producen. Desde las cotidianas conversaciones entre padres, hijos y nietos acerca del uso de los móviles, las redes sociales y mantenerse conectados por una plataforma de chat; hasta en el trabajo en el intento por introducir nuevas prácticas de la mano de aplicaciones de comunicación, edición compartida de contenidos o administración de proyectos entre otras; las posturas frente a la adopción de estas nuevas herramientas va también de la mano de la edad.


Pero en el trabajo las cosas no se toman con el mismo relajo que como en la casa. La dificultad que muchas veces representa la adopción de nuevas tecnologías en los colaboradores de mayor edad, puede pasar de ser una anécdota de oficina a la excusa porque demoren nuevas prácticas o fracasen nuevas tecnologías en el trabajo.

Queremos llevar a las organizaciones a un nuevo status, donde la productividad tiene impulsores de los que antes no se hablaba: felicidad, inclusión y diversidad. Pues bien, nuestros colegas de más edad son promotores de esos tres conceptos.

Entonces la pregunta que queda es la siguiente: ¿cómo hacer para que los mayores del equipo sean el aporte que sabemos pueden ser y dejando espacio para la transformación digital en el puesto de trabajo? Bueno, aquí van 4 ideas:

1. La tecnología no es la cuota de poder de los jóvenes en la empresa Reconozcámoslo. Frente a la trinchera de la falta de experiencia que los mayores han etiquetado en los más jóvenes, éstos devuelven el fuego con el argumento del analfabetismo tecnológico de sus contrapartes. En este caso la sugerencia es trasparentar la situación y hacer la paz, porque es básico para partir.

2. Mientras más inclusivo el equipo de trabajo, mejor No deje de preguntarse si trabaja en un grupo que es inclusivo o no. Los equipos de alto desempeño se nutren de las visiones más diversas y entre ellas de todas maneras están las de quienes no vibran con las características del último smartphone, la funcionalidad de la app colaborativa o el potencial que hay detrás de la inteligencia artificial.

3. Eduque primero, porque no todos nacimos con el móvil ¿Entonces va a considerar al grupo de mayores? Parta con alfabetización digital. Porque si piensa incluirlos en sus iniciativas de transformación del trabajo, debe partir de la base. Unos talleres de redes sociales, mensajería instantánea y de apps de productividad andarían bien. No dé por obvio un conocimiento que a este grupo no le interesaría adquirir ni aunque sus nietos se lo pidan.

4. A este segmento se le encanta con el resultado, no con la herramienta A los jóvenes les muestran una nueva tecnología de colaboración, a la hora ya tienen un grupito trabajando con ella, en dos días saben si funcionará y en un mes han probado tres distintas y lo pasaron estupendo haciéndolo. A los mayores no los vas a encantar por este lado. Por lo tanto no insista en incluirlos en los grupos beta a no ser que realmente les interese. Hay que llegar a ellos con resultados: con la productividad incrementada, con el clima mejorado, con el resultado logrado. Antes de eso, para ellos podría ser una pérdida de tiempo y lo más probable es que estén en lo cierto.

#tecnologia #mayores #terceraedad #alfabetizaciondigital #inclusividad #educaciondigital

© 2005 Estratego Consultoria Estratégica - Santiago de Chile - Política de Privacidad

Logo OKR Learning fondo blanco.png